Osvaldo Cabral octubre 2, 2020

Fuimos citados a la fiscalía para el 16 de octubre, a las 11 horas, y llevaremos los resultados de nuestras investigaciones, las que iniciamos a mediados del año pasado, con relación al presunto ejercicio ilegal de la medicina por parte de Ximena Montes, tal lo denunciado por el Colegio de Odontólogos del Distrito 5to ante la justicia.

Muchos fueron las personas afectadas por quien era promocionada por su flamante esposo como “una de las mejores odontólogas de la ciudad de Luján”. Y en tal sentido detectamos decenas de casos en los barrios periféricos de nuestra ciudad, como así también en la zona céntrica, dado que la clientela de Montes era amplia. Cobrando en efectivo o en cómodas cuotas, incluso gracias a los planes sociales de sus clientes, quienes en algunos casos sabían que se trataba de una mecánica dental, y eran atendidos sentados en una banqueta en la cocina de la casa de la dentista trucha, mientras que otros estaban convencidos que se trataba de una gran profesional de la odontología, ya que Ximena Montes los atendía en un cómodo sillón de odontología, y les “contaba que tenía consultorios en Capital Federal, en los que atendía con sus socios”.

Incluso esta dentista trucha, que durante muchos años se encargó de engañar a mucha gente, hasta sometió a una de sus prácticas ilegales a un chico que desde los cuatro años había padecido cáncer en la boca. Es decir que, según los testimonios que recogimos, incluso se puso a tocar la boca de alguien que había superado esa penosa enfermedad, haciéndole “limpieza de dientes y reparaciones con una pasta, porque los medicamentos que había tomado por el cáncer le habían afectado el esmalte dental”. Poniendo en riesgo a ese chico que había sido llevado al “consultorio de Ximena” convencida esta mamá que se trataba de una dentista, ya que ella misma se había hecho atender también en la reparación de varios dientes.

Incluso, hasta donde pudimos saber, luego de la realización de un móvil de Crónica TV, cuando dimos a conocer en vivo y en directo este caso del chico con cáncer atendido por Ximena Montes, esta dentista trucha intentó comunicarse con esa mamá, escribiéndole por Facebook, ¿Para qué? Para pedir disculpas por haber puesto en riesgo de vida al pibe que tenía una enfermedad oncológica? ¿Para tratar de que esta mamá se calle la boca? ¿Para llegar a algún acuerdo? Desconocemos mayores detalles, por el momento, pero, Ximena Montes y su esposo Gustavo Miano tendrán la oportunidad de explicar todo lo que deseen, al ser citados por la fiscal que entiende en esta pesada causa penal, por presunto ejercicio ilegal de la medicina.