Osvaldo Cabral abril 23, 2021

AVANZA LA JUSTICIA EN LA CAUSA POR PRESUNTO EJERCICIO ILEGAL DE LA MEDICINA, POR PARTE DE “LA GISELLE RÍMOLO DE LAS DENTADURAS”

En este momento se encuentran prestando declaración las pacientes de “la odontóloga trucha”, identificada como Ximena Montes, y conocida en el ámbito como “La Giselle Rímolo de las dentaduras”.

Muchas de los “pacientes” que fueron atendidas por Ximena Montes, se encuentran en sede judicial prestando su declaración sobre cómo y dónde eran atendidos por Montes, por lo que evidentemente a paso firme avanza la causa penal por presunto ejercicio ilegal de la medicina, una causa iniciada a partir de las denuncias realizadas por el Colegio de Odontólogos de Luján, como cabecera del Distrito 5to en la provincia de Buenos Aires.

Incluso, hasta donde tomamos conocimiento, hace poco tiempo murió una de las “pacientes” que era atendida por Ximena Montes, por efecto de un cáncer de estómago, y otras pacientes en paralelo se encuentran tomando medicamentos en grandes cantidades y muy pesados en su composición, para así poder bajar las infecciones que padecen en sus encías. Porque no solo están afectadas en lo físico sino además en lo laboral, dado que en muchas ocasiones no pueden ir a trabajar por los grandes dolores y las molestias que ello ocasiona, y se ven obligadas a gastar dinero en antibióticos, tienen las bocas deformadas, habiéndose creído en su momento que iban a tener lindas sonrisas. Tallo prometía Montes al hacerle esas indebidas intervenciones.

Según lo que comentan “les pacientes” de Ximena Montes (porque esta dentista trucha es inclusiva), sienten que son víctimas de una gran estafa. Porque en muchos casos no solo los afectó en lo físico sino además por la mala calidad de las dentaduras postizas que les armaba, ya que en muchas oportunidades las prótesis quedaban sueltas o apretadas según el caso, y además se vieron afectados por la dudosa calidad de los dientes que colocaba, insertando inclusive pernos con roscas mediante la utilización de un torno, puesto que según los testimonios prometía poner dientes de porcelana, pero terminaban siendo de mala calidad, saliéndoseles y provocando infecciones.

Las, los, y les pacientes de Ximena Montes (la militante inclusiva) sienten que les estafó en lo moral y en lo económico, porque no estaba debidamente habilitada “a pesar de los todos los diplomas que estaban colgados en la paredes” de su consultorio ilegal, a pesar que hace cerca de 20 años que realizaba la actividad en la zona: “Una trucha total”, dicen nuestras fuentes, la que incluso atendía a personas con graves enfermedades de fácil transmisión, sin contar con elementos de esterilización del instrumental que usaba en su consultorio trucho. Por lo que ponía en riesgo a pacientes inmunodeprimidos, como del mismo modo al resto, en lo que algunos definieron como “infecciones cruzadas”.

Además, “la dentista del barrio”, tal como la identificaron las vecinas que la recomendaban permanentemente. Como si fuera una especie de organización de reuniones de venta de Tupperware, trabajaba y dicen que sigue trabajando, en tiempos de pandemia. Mientras los dentistas profesionales y habilitados tuvieron sus consultorios cerrados por las restricciones durante 2020 y con restricciones en lo que va desde 2021, por lo que la odontóloga trucha “juntó guita a morir”, con la ayuda y complicidad de su esposo, el mediático Gustavo Miano, mientras el resto estaba de cuarentena.

Pues, la Fiscal Laura Cordiviola es quien se encuentra a cargo de esta pesada causa penal, y ya tiene en sus manos las declaraciones de muchos de los que fueron atendidos y estafados, por lo que deberá tomar la decisión de seguir avanzando para llevar la causa a juicio, ya con la participación de los Jueces, en los tribunales del departamento judicial de Mercedes.