Osvaldo Cabral septiembre 11, 2021

Ex secretario del gobierno de Oscar Luciani “no se quiere ir de la casa” y hasta “tuvieron que intervenir familiares” ante los escándalos que se desataron en un domicilio de la avenida Humberto.

Según nuestras fuentes por cuestiones que tienen que ver con infidelidades “se armó un quilombo bárbaro” en una escribanía céntrica, y la profesional en cuestión, afectada recientemente por un allanamiento de la Policía Federal “puso el grito en el cielo” cuando se dio cuenta que una blonda candidata del radicalismo lujanense era la que “compartiría cuestiones de alcoba con su marido”, el que por ninguna razón quiere irse de su domicilio de la avenida de las palmeras.

Y, a tal punto es el despelote generado, que hasta tuvieron que intervenir altos dirigentes históricos del radicalismo local, debido que “todos están prendidos en diferentes negocios financieros” rubricados en dicha escribanía. La que desde siempre ha servido para blanquear situaciones de todo tipo entre los referentes políticos de la boina blanca que por allí merodeaban.

En cuanto a la otra parte de esta historia, nuestras fuentes la tienen identificada como LA candidata local por una de las ramas de la UCR de Luján, que disputa las internas de ese partido, reconocida entre sus correligionarios por su historial de veloz ascenso gracias a sus peculiares contactos con gente influyente, lo que le permitió incluso quedar como empleada de planta permanente de la estructura municipal, a pesar de que su cargo de directora era netamente político. En este caso, comenzó una relación paralela, según nuestras fuentes, con este profesional que está bien ubicado desde hace años solo gracias a la actividad de peso de su esposa. La que “lo mantenía y sostenía en todos sus proyectos por alocados que fueran”, producto de su consolidada billetera, gracias a las onerosas certificaciones realizadas en su escribanía. Y no fueron pocos los que recordaron cuando “con toda la familia, que son como cinco o seis, se fue de vacaciones a Miami, sin avisar en la municipalidad” cuando era funcionario lucianista.

Pero, más allá de las cuestiones de disputas familiares, las que obviamente se generan ante un caso de infidelidad, “el mayor enfrentamiento es por lo económico”, dado que la escribana pretende sacar de su casa al esposo “traidor”, por lo que incluso familiares consultados aseguran que este domingo puede pasar a la historia porque “va a ser para alquilar balcones”, ya que “aprovechando que tiene que salir para ir a votar, le va a cambiar la cerradura de la casa”, con certificación de una escribana amiga. Por lo que quizás el hombre en cuestión deba irse a dormir a la casa de la avenida España, si es que para entonces no le cambiaron la cerradura, también.

Lo que queda en claro en todo este embrollo, es que “el primo le hacía pata en todo a los tortolitos que paseaban en camioneta importada”, a tal punto que le armó la lista a su gusto, esto dicho en referencia a los parientes correligionarios, “para ver si logran meter a la rubia en el concejo deliberante, para seguir rosqueando y viviendo del Estado. Como lo hicieron siempre”, dicen las malas lenguas. Es decir que, estos inescrupulosos radicales, incluso estarían aprovechando una cara bonita para posicionarla y ubicarla dentro de la política vernácula, no por cuestiones de amor o convicción sino por conveniencia.

Que feo que disfrazando las cosas como si fueran por amor, solo acaben en negocios, para estos impresentables.

HABRÁ MÁS INFORMACIÓN AL RESPECTO