Osvaldo Cabral septiembre 25, 2021

Una manipulación de la información que les salió mal. Se había convocado mediante redes sociales a una concentración en reclamo por la inseguridad, en la noche de ayer, pero terminó siendo una especie de reunión de unos pocos jubilados, como cuando esperan en una esquina a un colectivo cuando hacen turismo.

El reclamo por más seguridad para los vecinos de la ciudad de Luján es más que válido, sobre todo en este contexto de pandemia mundial, donde los amigos de lo ajeno salen a hacer de las suyas en barrios y localidades, además de la zona céntrica, a pesar de una vigilancia y cámaras de seguridad que resultan insuficientes, no alcanza con lo que se agregó y hay en existencia. No solo por el lugar de donde partimos, con una ciudad que por décadas descuidó a los ciudadanos y no se desarrolló en base a planificación dentro del crecimiento social, sino porque el pedido de mayor seguridad surge en algunos aspectos desde lugares que paradójicamente colaboran a la inseguridad, lo que invalida o ensucia el justo derecho a vivir mejor.

Entre los reclamantes por mayor seguridad que se aglutinaron en un escaso número frente a la municipalidad, estaban el mediático Gustavo Miano, que en su programa virtual durante la mañana había convocado incluso mediante fuertes insultos a una concentración, a la realización de una protesta en pleno centro de nuestra ciudad; y se encontraba el doctor Luis Andrieu también, argumentando el problema de la inseguridad por un supuesto caso en el que un chico que fue baleado en el pecho con un arma de fuego, en lo que decían había sido un intento de robo, PERO TODO RESULTÓ SER UNA GRAN MENTIRA, ya que las heridas provocadas en este joven trabajador de la cervecera fue como resultado de un disparo de arma de fuego, dentro de su casa, un tiro que se le escapó a un amigo, y mintieron en sus declaraciones.

El herido de gravedad e internado en terapia intensiva en la Clínica Güemes, entonces no era una víctima más de la inseguridad sino que todo fue producto de la insensatez cometida por jóvenes dentro de un domicilio. Así que las supuestas argumentaciones del mercedino Miano, relacionado estrechamente con la abogada Paola Del Conte, defensora de quien habría efectuado el disparo, y del doctor Andrieu que con su presencia avaló la convocatoria, cayeron en saco roto.

Todo el caso del herido de bala en el pecho se trataba de una mentira, no chequeada periodísticamente por Miano ni por Andrieu, para convocarse en reclamo por seguridad para los lujanenses. Al menos en el caso puntual que se esgrimía, un asunto que se trató alocadamente en esa especie de programa que Miano de manera muy acotada difunde compartiéndolo vía Whatsapp.

RELACIONES CON EL DELITO

Hasta donde sabemos, según nuestras fuentes, la abogada Paola Del Conte, reconocida en nuestra ciudad también por su militancia en defensa de los animales callejeros, fue la representante legal de Nicolás Caro, quien asesinó a Agustín Cantelo con un tiro en el pecho, y eso sucedió mientras Cantello atendía un kiosco de la calle Lavalle. Un triste caso que aún no tiene consuelo para la familia Cantello. Siendo a su vez Del Conte la abogada defensora de la dentista trucha Ximena Montes, esposa de Gustavo Miano. Por lo que los reclamos de seguridad, los reclamos de acción por parte de los funcionarios y las autoridades policiales de nuestra ciudad son realizados por personas relacionadas estrechamente con quienes cometen delitos y por quienes en su ámbito también cometieron actos ilegales, algo que ensucia el justo reclamo de seguridad de los vecinos, quienes sin saberlo caen en la trampa política de participar telefónicamente del programa virtual de Gustavo Miano, quien a la vez es promotor de Ximena Montes, quien sin ningún tipo de autocrítica se presenta como candidata a concejal por un espacio político de nuestra ciudad, “cosa de locos”.

Y, en este sentido, habría que consultar la opinión de Luis Andrieu, prestigioso médico según sus dichos, sobre lo que opina acerca de la causa que se tramita por “ejercicio ilegal de la medicina, y usurpación de títulos y honores” en la que se emplaza a Ximena Montes, esposa de su nuevamente amigo Gustavo Miano, ya que el doctor Andrieu seguramente ante semejantes denuncias “como hijo de un sacerdote se debe estar haciendo cruces”. Pero, quizás la cercanía de Miano para con Andrieu pueda deberse a que el mediático caído en desgracia estaría “preparando el terreno por si Ximena lo echa a la mierda, para pedir prestado uno de los departamentos de esos que tiene Luis en la calle Ituzaingó”, comentan amigos en común.

¿SE ENTIENDE?

Mediáticamente usan a vecinos, con reclamos puntuales de seguridad, afectados ellos como lujanenses de diferentes maneras, en salidas telefónicas en el programa virtual de Miano, siendo estos personajes mediáticos parte del problema de Luján en cuanto a la seguridad y la “medicina ilegal” ofrecida, tal como reza el expediente que conforma la pesada causa penal en la que se la lleva al banquillo a Ximena Montes en la Fiscalía de Luján, para que declare en una segunda instancia indagatoria, siendo que se negó a presentarse en la primera. Pero, si falta de nuevo, “se la va a buscar con la fuerza pública”, es decir que la cargan en un patrullero y la llevan a declarar por “ejercicio ilegal de la medicina…”.

Por un lado el mediático y deslucido Gustavo Miano, que dilapidó más de 30 años de trabajo periodístico en Luján al asociarse hace tres o cuatro años con su nueva esposa, una dentista trucha, habla de inseguridad en Luján, y resultan ser representados por una defensora de asesinos como Del Conte, habiendo sido Montes denunciada penalmente por el Colegio de Odontólogos del Distrito 5to en la provincia de Buenos Aires, quien tiene que presentarse este martes 28 de septiembre en la Fiscalía de Luján.

Así que Miano, habiendo participado según sus propios dichos, junto a su esposa en un “negocio ilegal” de colocación de prótesis dentales, reclama justicia, conviviendo mientras tanto con quien desde hace muchos años se hizo pasar por una dentista habilitada, según las denuncias, la que en medio de las restricciones por la cuarentena atendía a personas en diferentes domicilios donde tenía sus consultorios truchos. Y todo ocurría mientras los odontólogos no podían atender a nadie. Así que estos personajes poco pueden hacer en el buen nombre y honor de nadie. Ya que atendieron incluso a personas infectadas con Sida en sus consultorios truchos, sin tener aparatos habilitados  para la esterilización de instrumental utilizados en estas prácticas ilegales.

Y, el doctor Luis Andreiu también queda revolcado en todo este asunto, por lo que debemos recordar que Andrieu está involucrado en el caso del robo de tickets de combustible para los patrulleros, dado que ÉL ERA EL RESPONSABLE desde el Consejo Permanente de Seguridad Ciudadana de Luján, de controlar esos gastos de CUATRO MILLONES DE PESOS, los que eran desviados en la estación de servicios Martín Fierro  (… y estamos hablando de CUATRO MILLONES DE PESOS de hace 6 años atrás, por lo menos, los que en su momento eran decenas de miles de dólares, al cambio). En una investigación que hicimos y tiramos en primicia desde El Ciudadano de Luján.

Esto fue lo que motivó a que Andrieu se enojara mucho con nosotros, dado que periodísticamente demostramos que cuanto menos él no cumplió con eficiencia su función de miembro del Consejo de Seguridad. Lo que lo llevó y lo lleva incluso en estos días a insultarnos, e incluso a rompernos una cámara digital de video mientras estábamos trabajando, ante la ira que le produjo la publicación de esa noticia, quizás un estado de ánimo al que llega dada su avanzada edad, sin entender que somos periodistas, y que él por acción u omisión quedó en el ojo de la tormenta.

De hecho, de la estación de servicios fueron despedidos con causa justificada tres playeros, los que durante la intendencia de Oscar Luciani intercambiaban los tickets de 1.000 pesos con los policías que no cargaban combustible, entregándoles 800 pesos en efectivo junto al surtidor, y al final del día los desleales playeros rendían como supuestas cargas esos tickets, quedándose con 200 pesos de diferencia por cada patrullero que había pasado durante el día por el lugar. Situaciones que quedaron registradas en las cámaras de seguridad de la empresa. Pero, esos patrulleros en definitiva no recorrían nada, no prevenían delitos, ya que se iban del lugar con los tanques casi vacíos. Y al joven Agustín Cantello lo mataron por esa falta de seguridad reinante, por lo que “más de uno tiene las manos manchadas con sangre, así que deberían callarse la boca”, nos dicen desde el círculo íntimo de los Cantello.

En esa causa penal quedaron involucrados Héctor “Fideo” Artero y Héctor “Bocha” Navarro, quienes se acusaron mutuamente en las denuncias que realizaron tanto judicial como mediáticamente, porque Navarro era entrevistado por Miano cuando tenía una radio al aire, siendo Artero secretario de economía y Navarro secretario de seguridad durante la indigestión municipal del por entonces intendente Oscar Luciani, quienes zafaron hasta el momento porque “la causa fue archivada”, curiosamente, por la fiscal Mariana Suárez. Nombrada en su cargo en esos tiempos, quizás a tales efectos, aseguran nuestras fuentes, dado que para ese entonces se había bajado el pliego de Germán Petobello, dicen las malas lenguas, siendo que el secretario de fiscalía Petobello trabaja muy bien, y debería haber sido nombrado fiscal en nuestra ciudad, pero todo se aplazó. Sobre este asunto también averiguaremos más datos.

El caso del robo de combustibles para patrulleros, es algo que también reflotaremos, ya que “Bocha” Navarro toma relevancia nuevamente, dada la presencia de Andrieu en esta “concentración por la inseguridad”, la que resultó ser tan concentrada que ocuparon un espacio de apenas 10 metros cuadrados en la plaza Colón, ya que Navarro fue presentado como candidato a representante del barrio de la Hostería dentro del Consejo de Seguridad, en lo que era el cambio de autoridades de ese ámbito. Y ese barrio es donde vive y pretende tener influencia el curtido doctor Andrieu.

Estos muchachos, habrían perdido el rumbo, y arañan contra los vidrios con tal de colgarse de un puesto en algún lugar, en los mismos ámbitos donde demostraron falta de capacidad. Y todo por intereses políticos personales, queda demostrado.