Osvaldo Cabral octubre 21, 2021

El hermoso animal encontró una aliada en medio de la desesperanza.

Kira es el nombre de una loba que tuvo un inicio en la vida muy difícil. La lobezna perdió a su madre cuando tenía muy poco tiempo de nacida y lograr vivir la vida silvestre era completamente imposible.

Pero por un asunto de la casualidad o el destino, una maravillosa mujer de conciencia noble decidió adoptarla y darle un lugar en su vida a esta pequeña aulladora. Huelga decir que en Rusia esta es una práctica común.

Alida reconoce que la conexión con Kira fue casi que inmediata, para ella no representó un problema enamorarse del aullido matutino de la canina. Aunque su comportamiento primitivo es muy parecido a los perros, siempre está latente la sensación de peligro en su cuidado.

En Rusia para poder tener un lobo en el domicilio, el dueño del mamífero debe cumplir con unas regulaciones propias de estas adopciones. Aunque Alida se encontró con Kira en su hábitat natural, de igual forma se debe cumplir con las reglamentaciones pertinentes.

Kira en la actualidad cumple con rutinas de entrenamiento que Alida vigila de cerca para garantizar la buena salud del animal. Como bien se conoce los lobos se desarrollan en actividades muy dinámicas, lo que incluye cazar y correr a altas velocidades.

Solo cinco días de edad tenía Kira cuando fue salvada por Alida. Si este encuentro no hubiese sido posible el resultado sería otro. La historia estaría enmarcada en un infortunio, pero el sentir entre ambas permitió el desarrollo de la loba dentro de la sociedad.

En las primeras instancias, Alida se valió de la asistencia de un refugio de animales, quienes complementaron la alimentación de Kira durante tres semanas. Después de allí se encargó la nueva dueña.

Alida dice: “Comencé el proceso de su socialización. Vio un gran número de perros, personas y niños. Caminamos por diferentes lugares para que pudiera estudiar diferentes olores, escuchar nuevos sonidos. Los lobos tienen una neofobia innata, un temor a todo lo nuevo. Este es un proceso muy difícil, largo y tedioso, pero es necesario para que Kira pueda vivir conmigo en un entorno urbano y se sienta cómoda”.

“En la calle, la gente suele reaccionar con curiosidad, pide que la fotografíen, pregunta si es peligroso vivir con un lobo, y sobre todo cuando hay un niño en casa (tengo un hijo de 7 años, Bogdan)”,  mencionó Alida en su cuenta de Instagram. 

MIRÁ EL VIDEO:

https://eltierrero.com/?p=10071&fbclid=IwAR0Zt3APZd8Yr3pAF8By4kdTSHLXE71RnxMdZ_QBHvY9oqVm_LtZq8jNAew

Los que se topan con esta pareja en la calle, se dejan cautivar por la forma en que se comportan estas dos amigas. Alida saca a unas largas caminatas desde que Kira era una cachorra.

Las dinámicas domésticas con Kira son realmente diferentes. La hora del desayuno es invadida por una mirada penetrante de esta hermosa loba. Alida le sobran razones para llenarse de sonrisas matutinas.

Para evitar accidentes, Alida saca pasear a Kira con un bozal para evitar que en un movimiento que represente su instinto, provoque un afectamiento en alguien. Cuando se encuentran en casa, no es necesario semejante medida.

Para muchos escritores un lobo en nuestra vida representa inteligencia, libertad, astucia, lealtad o comunicación. Pero para Alida, Kira es una luz en medio de todo lo negativo que pueda resultar en la vida.

Encontrar el camino perdido cuando se toman decisiones adversas, no es tan fácil. La historia entre Alida y Kira es una muestra de eso. La loba estaba por partir de este mundo, pero el resultado fue totalmente diferente gracias a la decisión de su heroína.

Aunque los lobos y los perros son parientes y de morfología similar, sus hábitos varían notablemente. El nivel de interacción con otras especies ocurre de forma distinta. A diferencia de los perros, los lobos reaccionan otra de forma violenta ante el temor que les aporta la presencia de otros animales.

La vida de Alida nunca será la misma, ya que cuidar de este animal, no es cosa sencilla. No se les puede dejar solos dentro de la casa, porque se desesperan y pueden acabar con ella. No es capaz de pasar muchas horas sin ver a sus dueños sin que no deseen escaparse.

Todas estas tareas, Alida las realiza con mucho equilibrio para que sus actividades de madre no se vean afectadas. Además, su hijo también ha aprendido a llevarse con Kira y esta le retribuye en mimos sus muestras de afecto.

En cuanto a la alimentación de Kira, Alida le da piezas de pollo o carnes rojas. Por ser un animal carnívoro, su dieta no puede ser alterada por alimento comercial para perros. Cabe decir, que cualquier tipo de cambio en la alimentación se evidenciara en la salud del pelaje como primer causa negativa.

Alida hace todo lo posible para mantenerse en forma, ya que la fortaleza de este animal es considerable. Como la costumbre de ambas es pasear al atardecer por espacios abiertos, en cualquier momento el instinto llama la atención de Kira.

De momento Kira y Alida se la llevan muy bien y pareciera que el nexo es perdurable. Aunque algunas personas le han mencionado que es un riesgo para su vida tener a una loba muy cerca de su integridad física, esto es lo que menos le preocupa a esta mujer.

Lo que hace más hermosa a Alida es la forma en que se avocó a cuidar de un ser vivo que tanto necesitaba de cariño y cuidado. La singular cuidadora ha tenido una destacada actividad en las redes sociales que le ha granjeado popularidad entre los amantes de los lobos.

Son pocas las personas que son capaces de hacer lo mismo que Alida. Claro un apartado tiene la situación, de que en Rusia es posible tener de mascotas, osos y lobos siempre y cuando exista respeto por las regulaciones dadas por los organismos que velan por la seguridad y el bienestar de las especies.

Alida no ha decidido aun esterilizar a Kira. Los veterinarios que han interactuado con esta maravillosa loba, recomiendan que se realice la técnica de control de la especie, ya que Kira no se ha relacionado con otros lobos.

De momento Alida no propicia encuentros con lobos machos, para evitar situaciones indeseables.

Kira parece ser muy sana y equilibrada en sus emociones. No es raro verla tomar siestas a plena luz del día sin ningún vestigio de ansiedad. Sus aullidos solo ocurren cuando Alida se ausenta por mucho tiempo.