ESTÁN EN LA CALLE: UNA MAMÁ CON UN NENE DE 3 AÑOS Y UNA BEBA DE 7 MESES QUE SE ALIMENTA SOLO CON ZAPALLO Y TÉ, Y DESDE EL MUNICIPIO LE DICEN QUE NO HAY PLATA PARA PAÑALES NI LECHE ESPECIAL

La beba de 7 meses no puede tomar el pecho de su mamá, por su intolerancia a la lactosa, y por ello requiere alimentarse con una lecha especial, la que debería ser provista por el Hospital de Nuestra señora de Luján y/o por el área de Asistencia Social de la Municipalidad de Luján, pero estamos en una bendita ciudad quebrada económicamente, en la que nada puede hacerse por el prójimo, con un intendente desaparecido que jamás dio explicaciones de nada, ni sobre sendas denuncias periodísticas de casos de corrupción por cifras multimillonarias ni por las excepciones al Plan Regulador con el presunto pago de coimas, ni tampoco por el sin número de licitaciones agarradas de los pelos que habrían beneficiado a los amigos del poder.

Y, en esta nueva situación desesperante nos encontramos con la noticia de que ni siquiera hay dinero para comprar leche para una bebé que se encuentra en estado de alerta máxima, porque es alimentada por su madre con leche y té. Una aberración política por donde se la mire, porque comparamos esto con el abultadísimo sueldo de intendente municipal que con los gastos de representación están cerca de medio millón de pesos por mes, además de todo lo que nos hemos enterado de parte de diferentes fuentes acerca de todas las propiedades inmobiliarias con que contaría el jefe comunal, habiendo inscripto según trascendió su propia casa y terrenos como lotes industriales en el registro de la propiedad de la ciudad de Morón, “no las inscribió en Luján”, por un exiguo valor de 100.000 pesos, cuando su vivienda cotizaría en el mercado inmobiliario entre 250 y 300 mil dólares, además de la compra según expresaron desde el rubro inmobiliario de “un campo que cotizan en alrededor de 40 mil dólares por hectárea, en Luján casi en el límite con al partido de San Andrés de Giles”.

Por estas razones es que indigna que una vecina lujanense se encuentre en la calle, por razones particulares, y que en la comuna nadie le dé una mano estando con dos chicos sin trabajo y sin vivienda, dado que inclusive debería actuar de oficio a partir de la difusión de esta noticia de la fiscalía descentralizada de nuestra ciudad, dando participación al juzgado de menores, para que desde ese ámbito se intime a los funcionarios municipales a cumplir con sus deberes. Porque, hasta podemos entender que no hay dinero para comprar algo, porque sabemos perfectamente que las arcas municipales están en infrarrojo, pero no podemos aceptar como justificación de que tampoco pueden hacer nada con Nación o con provincia para salvaguardar a dos criaturas y a una joven madre.

Pero, estamos en Luján, una ciudad en la que puede suceder cualquier cosa, porque hasta un funcionario de Oscar Luciani, “un estrecho colaborador”, fue denunciado penalmente por el presunto abuso sexual de nenas de entre 10 a 12 años a cambio de bolsas de comida en el Centro de Integración Comunitaria (CIC) del barrio San Fermín, que hoy por hoy se cae a pedazos, pero el mandatario a este personaje muy conocido por todos, y sobre todo por Luciani, fue premiado con un traslado de área y un mejor salario. Así estamos. Y el intendente sigue escondido en su placard, solo asomándose para hacer campaña proselitista por sus candidatos, aunque sin explicar nada a nadie sobre cómo nos dejó como ciudad y como comunidad.

NO TIENE LECHE, ALIMENTA A SU BEBA SOLO CON ZAPALLO Y TÉ

ESTÁN EN LA CALLE: UNA MAMÁ CON UN NENE DE 3 AÑOS Y UNA BEBA DE 7 MESES QUE SE ALIMENTA SOLO CON ZAPALLO Y TÉ, Y DESDE EL MUNICIPIO LE DICEN QUE NO HAY PLATA PARA PAÑALES NI LECHE ESPECIALLa beba de 7 meses no puede tomar el pecho de su mamá, por su intolerancia a la lactosa, y por ello requiere alimentarse con una lecha especial, la que debería ser provista por el Hospital de Nuestra señora de Luján y/o por el área de Asistencia Social de la Municipalidad de Luján, pero estamos en una bendita ciudad quebrada económicamente, en la que nada puede hacerse por el prójimo, con un intendente desaparecido que jamás dio explicaciones de nada, ni sobre sendas denuncias periodísticas de casos de corrupción por cifras multimillonarias ni por las excepciones al Plan Regulador con el presunto pago de coimas, ni tampoco por el sin número de licitaciones agarradas de los pelos que habrían beneficiado a los amigos del poder.Y, en esta nueva situación desesperante nos encontramos con la noticia de que ni siquiera hay dinero para comprar leche para una bebé que se encuentra en estado de alerta máxima, porque es alimentada por su madre con leche y té. Una aberración política por donde se la mire, porque comparamos esto con el abultadísimo sueldo de intendente municipal que con los gastos de representación están cerca de medio millón de pesos por mes, además de todo lo que nos hemos enterado de parte de diferentes fuentes acerca de todas las propiedades inmobiliarias con que contaría el jefe comunal, habiendo inscripto según trascendió su propia casa y terrenos como lotes industriales en el registro de la propiedad de la ciudad de Morón, “no las inscribió en Luján”, por un exiguo valor de 100.000 pesos, cuando su vivienda cotizaría en el mercado inmobiliario entre 250 y 300 mil dólares, además de la compra según expresaron desde el rubro inmobiliario de “un campo que cotizan en alrededor de 40 mil dólares por hectárea, en Luján casi en el límite con al partido de San Andrés de Giles”.Por estas razones es que indigna que una vecina lujanense se encuentre en la calle, por razones particulares, y que en la comuna nadie le dé una mano estando con dos chicos sin trabajo y sin vivienda, dado que inclusive debería actuar de oficio a partir de la difusión de esta noticia de la fiscalía descentralizada de nuestra ciudad, dando participación al juzgado de menores, para que desde ese ámbito se intime a los funcionarios municipales a cumplir con sus deberes. Porque, hasta podemos entender que no hay dinero para comprar algo, porque sabemos perfectamente que las arcas municipales están en infrarrojo, pero no podemos aceptar como justificación de que tampoco pueden hacer nada con Nación o con provincia para salvaguardar a dos criaturas y a una joven madre.Pero, estamos en Luján, una ciudad en la que puede suceder cualquier cosa, porque hasta un funcionario de Oscar Luciani, “un estrecho colaborador”, fue denunciado penalmente por el presunto abuso sexual de nenas de entre 10 a 12 años a cambio de bolsas de comida en el Centro de Integración Comunitaria del barrio San Fermín, que hoy por hoy se cae a pedazos, pero el mandatario a este personaje muy conocido por todos, y sobre todo por Luciani, fue premiado con un traslado de área y un mejor salario. Así estamos. Y el intendente sigue escondido en su placard, solo asomándose para hacer campaña proselitista por sus candidatos, aunque sin explicar nada a nadie sobre cómo nos dejó como ciudad y como comunidad.

Publicado por El Ciudadano de Luján en Jueves, 8 de agosto de 2019
Esta es la receta de la necesidad de darle leche especial a la beba de 7 meses, pero en la municipalidad le dicen que no hay plata para pañales ni para leche.