“SI TE METÉS CON LA MAFIA DEL ASILO DE ANCIANOS TE PUEDE IR MAL”: Tras las amenazas una mujer terminó golpeada a la salida de un comercio

En el Hogar Granja Padre Varela, el asilo de ancianos de la municipalidad de Luján, se movieron sus cimientos luego de algunos de nuestros informes periodísticos, con relación a su peculiar organización y extravagantes movimientos. Y como consecuencia de la desesperación en la que cayeron algunos personajes por sentir que “quedaron al descubierto en sus manganetas”, en los últimos días llovieron las amenazas y hasta una trabajadora municipal terminó golpeada en pleno centro de Luján.

Tras las amenazas golpearon a una mujer a la salida de un comercio

“SI TE METÉS CON LA MAFIA DEL ASILO DE ANCIANOS TE PUEDE IR MAL”: Tras las amenazas una mujer terminó golpeada a la salida de un comercioEn el Hogar Granja Padre Varela, el asilo de ancianos de la municipalidad de Luján, se movieron sus cimientos luego de algunos de nuestros informes periodísticos, con relación a su peculiar organización y extravagantes movimientos. Y como consecuencia de la desesperación en la que cayeron algunos personajes por sentir que “quedaron al descubierto en sus manganetas”, en los últimos días llovieron las amenazas y hasta una trabajadora municipal terminó golpeada en pleno centro de Luján.Entre algunos trabajadores infieles a la función que deberían cumplir, que es el cuidado de los ancianos internados en el Hogar Granja Padre Varela, se han evidenciado acusaciones cruzadas, y se acusan mutuamente de ser los responsables de que los periodistas hayamos conocido algunas situaciones, como que “a los viejitos les hacen firmar créditos con los que algunos de los empleados se compran autos”, del mismo modo en que nuestras fuentes expresaron que “hacen figurar compras con tickets y facturas que los hacen a nombre de los abuelos y los tienen amenazados”, incuso nos comentaron que en el asilo de ancianos “todos los meses les cagan las jubilaciones a los pobres viejos, porque una parte es para el asilo, pero la que queda para los viejitos depositada en el hogar desaparece”. Y esto ha derivado en denuncias penales en contra de quienes al parecer integrarían “La mafia del asilo”, quienes deben dar explicaciones mañana por la mañana en el palacio municipal, ya que de las agresiones está enterado Agustín Musso, a cargo de Recursos Humanos de la Municipalidad de Luján, quien tomó conocimiento de estas cuestiones telefónicamente a través de la secretaria de gobierno Rita Sallaberry, según algunas de nuestras fuentes.En el día sábado se realizaron denuncias penales en contra de personas relacionadas con el Hogar Granja Padre Varela, más precisamente denuncias en contra de la esposa de uno de los choferes que allí prestan servicios, quien estima que su marido no le sería infiel, pero sería amigo de lo ajeo: “Yo meto las manos en el fuego por (…), jamás me enteré nada de él, y yo sé lo que es (…), si vos me decís ¿afana o mete cuernos? Afana! Pero meter cuernos no”. Estas declaraciones podrían ser tomadas como la confesión de una esposa sobre la manera en que su marido presta servicios en el asilo de ancianos. Pero, lo importante es que se radicaron denuncias por las amenazas que habrían sido mandadas vía Whatsapp por esta mujer, que resultaría ser la esposa del chofer, diciendo: “Tenés miedo que te caguemos a palos! Mirá que somos como cinco. Te vamos a dar una viaba, jaaa! Yo por lo menos te mato cuando te agarre. Te mato! Y hay tres tipos que te van a meter una patada en la concha, sino te dejan marcas,… ¿Vos no te mirás al espejo? Mi Dios!…”. Quienes amenazaron de muerte a ex trabajadores del lugar, lo hicieron a partir de recientes informes periodísticos que hemos publicado, y en esos informes quedó al descubierto el escandaloso funcionamiento de este lugar, el que en vez de estar al servicios de los abuelos internados serviría según nuestras fuentes como un reducto de sostenimiento económico para actividades políticas o para militantes políticos del oficialismo. Donde se le ha dado cobijo a amigos del poder, a empleados escapados de otras áreas y a personal infiel, que según nuestras fuentes “viven de lo que le afanan a los viejitos”.Más allá de todo lo informado oportunamente, nunca se ofreció conferencia de prensa alguna por parte del Departamento Ejecutivo, con el intendente Oscar Luciani a la cabeza secundado por sus colaboradores, ni ninguno de los funcionarios a cargo del lugar convocó a la prensa especializada en este tipo de investigaciones, ante cualquiera de las notas periodísticas que fueron publicadas. Prefirieron guardar silencio sobre cualquiera de los siniestros padecidos en el asilo de ancianos municipal, y entre otros casos recordamos que “a los abuelos los tenían agusanados, y a algunos mal alimentados”. Recordemos que a un abuelo agusanado lo llevaron de urgencia a la Clínica San José Obrero unos paramédicos en una ambulancia, ya que se encontraron con ese cuadro en el Hogar Granja donde “para espantar a los gusanos solo le habían puesto hojas de albahaca”.Incluso nuestras fuentes comentaron que otros internos “son estafados por los propios empleados, que los viven amenazando, y los llevan a firmar cosas. Porque incluso hay una abuela que te hace seña con dos dedos pasándoselos por los labios, de que tiene la boca cerrada y no la dejan contar nada”, “la tienen amenazada a ella y a los otros viejitos”, según los testimonios que tenemos registrados, y que la Justicia tiene que investigar, citando a todo el personal para que cuente lo que sabe, sobre cualquier cosa que haya ocurrido.Recordemos que “al abuelo de apellido Gómez lo incendiaron con una bomba molotov mientras dormía, y eso nunca se aclaró de por qué lo quemaron mientras dormía”, del mismo modo que a trabajadoras del turno noche se les metieron delincuentes dentro del asilo, ante la falta de vigilancia del lugar, y tuvieron que repeler las agresiones de los ladrones con agua caliente como en la revolución de Mayo de 1810. De modo tal que los malvivientes abandonaron el lugar, solo debido a la valentía de las enfermeras que fueron atacadas.Según nuestras fuentes “hay una parte de la jubilación que se usa para tenerlos ahí internados, pero el resto de la jubilación les queda a los abuelos en custodia como para que puedan gastar en algo para ellos. Pero hay algunos que no están bien de la cabeza, están muy perdidos, y no pueden decidir por sí mismos. Así que esa plata termina desapareciendo. Porque fijate lo que hacen: Van y gastan la plata comprándose cosas (algunos de los empleados del Hogar Granja que fueron identificados), y después llevan los tickets a la Administración para que les reconozcan la plata gastada. Pero lo que compraron fue para ellos, no para los viejitos. Se compran zapatos, ropa de todo tipo, y lo hacen figurar en boletas como si fuera comida o artículos de limpieza o higiene para los abuelos, así que a esas compras las hacen pasar como que son gastos de los abuelos. Si hasta hay un negocio de Jáuregui que les daba las boletas en blanco, para que las llenan ellos”, incluso nuestras fuentes indicaron nombres y apellidos del personal que habría incurrido en presuntas compras irregulares y nos proporcionaron algunas facturas donde constan los nombres de algunos abuelos. Pero, ante estas situaciones que se fueron dando a conocer, en los últimos días sumaron nervios en algunos personajes relacionados con el Hogar Granja Padre Varela, a punto tal de dedicarse a enviar varios mensajes por Whatsapp con tremendas amenazas, las que al parecer llegaron a concretarse en los hechos. Porque luego de terminar unas compras una mujer fue llevada por delante por la espalda mientras caminaba por una vereda. Pero al incorporarse nunca vio a nadie cerca suyo, ni pidiendo disculpas ni ayudándola a levantarse. Ocurriendo este hecho apenas unas horas después de haber sido radicada la denuncia por amenazas de muerte.La mujer afectada presumiblemente por alguna especie de venganza terminó lastimada en sus rodillas y parte del cuerpo, por lo que fue hasta el hospital de Luján por recomendación de la Policía para que quede constancia de los magullones que le quedaron en las rodillas y el hombro, puesto que asegura que la atacaron por la espalda, tal como se lo habían advertido. Presumiblemente porque algún violento personaje supone que esa mujer podría ser alguna de las fuentes que dieron material para la investigación periodística, sobre cómo funciona el asilo de ancianos municipal.Es que resulta muy sospechoso el estándar de vida de algunos personajes que prestan servicios en el Hogar Granja, ya que en las redes sociales es muy fácil corroborar el estilo de vida que llevan algunos trabajadores por las fotos que publican, dado que se los ve cenando frecuentemente en restaurantes, del mismo modo que se los ve en viajes de placer por diferentes destinos turísticos, algo que sería difícil sostener solo con un sueldo municipal, lo que confiesan incluso en el área de Economía de la municipalidad de Luján cuando preguntamos el nivel de salarios que se pagan, dado el sueldo de un trabajador municipal. Pero, estas son conjeturas periodísticas, será la justicia la que deberá determinar qué y cuánto hay de cierto en todo este asunto. Por lo pronto se realizó un precario médico en el Hospital de Luján, en el que se constatarían las lesiones que podría tener la persona que el sábado temprano recibió fuertes amenazas en su teléfono celular, y que más tarde habría sido agredida en la vía pública. Así que mañana por la mañana habrá una ampliación de la denuncia en sede judicial, y será el área de Recursos Humanos de la municipalidad de Luján la que tenga que intervenir por el lado político, con la debida apertura de un sumario, del mismo modo en que la justicia penal deberá hacer su labor por otros carriles, investigando las amenazas y el origen de las mismas. Puesto que la raíz de todo esto no queda en claro el tipo de tratamiento que se les da a los abuelos en el asilo de ancianos municipal.

Publicado por El Ciudadano de Luján en Domingo, 3 de noviembre de 2019



Entre algunos trabajadores infieles a la función que deberían cumplir, que es el cuidado de los ancianos internados en el Hogar Granja Padre Varela, se han evidenciado acusaciones cruzadas, y se acusan mutuamente de ser los responsables de que los periodistas hayamos conocido algunas situaciones, como que “a los viejitos les hacen firmar créditos con los que algunos de los empleados se compran autos”, del mismo modo en que nuestras fuentes expresaron que “hacen figurar compras con tickets y facturas que los hacen a nombre de los abuelos y los tienen amenazados”, incuso nos comentaron que en el asilo de ancianos “todos los meses les cagan las jubilaciones a los pobres viejos, porque una parte es para el asilo, pero la que queda para los viejitos depositada en el hogar desaparece”. Y esto ha derivado en denuncias penales en contra de quienes al parecer integrarían “La mafia del asilo”, quienes deben dar explicaciones mañana por la mañana en el palacio municipal, ya que de las agresiones está enterado Agustín Musso, a cargo de Recursos Humanos de la Municipalidad de Luján, quien tomó conocimiento de estas cuestiones telefónicamente a través de la secretaria de gobierno Rita Sallaberry, según algunas de nuestras fuentes.

En el día sábado se realizaron denuncias penales en contra de personas relacionadas con el Hogar Granja Padre Varela, más precisamente denuncias en contra de la esposa de uno de los choferes que allí prestan servicios, quien estima que su marido no le sería infiel, pero sería amigo de lo ajeo: “Yo meto las manos en el fuego por (…), jamás me enteré nada de él, y yo sé lo que es (…), si vos me decís ¿afana o mete cuernos? Afana! Pero meter cuernos no”. Estas declaraciones podrían ser tomadas como la confesión de una esposa sobre la manera en que su marido presta servicios en el asilo de ancianos. Pero, lo importante es que se radicaron denuncias por las amenazas que habrían sido mandadas vía Whatsapp por esta mujer, que resultaría ser la esposa del chofer, diciendo: “Tenés miedo que te caguemos a palos! Mirá que somos como cinco. Te vamos a dar una viaba, jaaa! Yo por lo menos te mato cuando te agarre. Te mato! Y hay tres tipos que te van a meter una patada en la concha, sino te dejan marcas,… ¿Vos no te mirás al espejo? Mi Dios!…”.

Quienes amenazaron de muerte a ex trabajadores del lugar, lo hicieron a partir de recientes informes periodísticos que hemos publicado, y en esos informes quedó al descubierto el escandaloso funcionamiento de este lugar, el que en vez de estar al servicios de los abuelos internados serviría según nuestras fuentes como un reducto de sostenimiento económico para actividades políticas o para militantes políticos del oficialismo. Donde se le ha dado cobijo a amigos del poder, a empleados escapados de otras áreas y a personal infiel, que según nuestras fuentes “viven de lo que le afanan a los viejitos”.

Más allá de todo lo informado oportunamente, nunca se ofreció conferencia de prensa alguna por parte del Departamento Ejecutivo, con el intendente Oscar Luciani a la cabeza secundado por sus colaboradores, ni ninguno de los funcionarios a cargo del lugar convocó a la prensa especializada en este tipo de investigaciones, ante cualquiera de las notas periodísticas que fueron publicadas. Prefirieron guardar silencio sobre cualquiera de los siniestros padecidos en el asilo de ancianos municipal, y entre otros casos recordamos que “a los abuelos los tenían agusanados, y a algunos mal alimentados”. Recordemos que a un abuelo agusanado lo llevaron de urgencia a la Clínica San José Obrero unos paramédicos en una ambulancia, ya que se encontraron con ese cuadro en el Hogar Granja donde “para espantar a los gusanos solo le habían puesto hojas de albahaca”.

Incluso nuestras fuentes comentaron que otros internos “son estafados por los propios empleados, que los viven amenazando, y los llevan a firmar cosas. Porque incluso hay una abuela que te hace seña con dos dedos pasándoselos por los labios, de que tiene la boca cerrada y no la dejan contar nada”, “la tienen amenazada a ella y a los otros viejitos”, según los testimonios que tenemos registrados, y que la Justicia tiene que investigar, citando a todo el personal para que cuente lo que sabe, sobre cualquier cosa que haya ocurrido.

Recordemos que “al abuelo de apellido Gómez lo incendiaron con una bomba molotov mientras dormía, y eso nunca se aclaró de por qué lo quemaron mientras dormía”, del mismo modo que a trabajadoras del turno noche se les metieron delincuentes dentro del asilo, ante la falta de vigilancia del lugar, y tuvieron que repeler las agresiones de los ladrones con agua caliente como en la revolución de Mayo de 1810. De modo tal que los malvivientes abandonaron el lugar, solo debido a la valentía de las enfermeras que fueron atacadas.

Según nuestras fuentes “hay una parte de la jubilación que se usa para tenerlos ahí internados, pero el resto de la jubilación les queda a los abuelos en custodia como para que puedan gastar en algo para ellos. Pero hay algunos que no están bien de la cabeza, están muy perdidos, y no pueden decidir por sí mismos. Así que esa plata termina desapareciendo. Porque fijate lo que hacen: Van y gastan la plata comprándose cosas (algunos de los empleados del Hogar Granja que fueron identificados), y después llevan los tickets a la Administración para que les reconozcan la plata gastada. Pero lo que compraron fue para ellos, no para los viejitos. Se compran zapatos, ropa de todo tipo, y lo hacen figurar en boletas como si fuera comida o artículos de limpieza o higiene para los abuelos, así que a esas compras las hacen pasar como que son gastos de los abuelos. Si hasta hay un negocio de Jáuregui que les daba las boletas en blanco, para que las llenan ellos”, incluso nuestras fuentes indicaron nombres y apellidos del personal que habría incurrido en presuntas compras irregulares y nos proporcionaron algunas facturas donde constan los nombres de algunos abuelos.

Pero, ante estas situaciones que se fueron dando a conocer, en los últimos días sumaron nervios en algunos personajes relacionados con el Hogar Granja Padre Varela, a punto tal de dedicarse a enviar varios mensajes por Whatsapp con tremendas amenazas, las que al parecer llegaron a concretarse en los hechos. Porque luego de terminar unas compras una mujer fue llevada por delante por la espalda mientras caminaba por una vereda. Pero al incorporarse nunca vio a nadie cerca suyo, ni pidiendo disculpas ni ayudándola a levantarse. Ocurriendo este hecho apenas unas horas después de haber sido radicada la denuncia por amenazas de muerte.

La mujer afectada presumiblemente por alguna especie de venganza terminó lastimada en sus rodillas y parte del cuerpo, por lo que fue hasta el hospital de Luján por recomendación de la Policía para que quede constancia de los magullones que le quedaron en las rodillas y el hombro, puesto que asegura que la atacaron por la espalda, tal como se lo habían advertido. Presumiblemente porque algún violento personaje supone que esa mujer podría ser alguna de las fuentes que dieron material para la investigación periodística, sobre cómo funciona el asilo de ancianos municipal.

Es que resulta muy sospechoso el estándar de vida de algunos personajes que prestan servicios en el Hogar Granja, ya que en las redes sociales es muy fácil corroborar el estilo de vida que llevan algunos trabajadores por las fotos que publican, dado que se los ve cenando frecuentemente en restaurantes, del mismo modo que se los ve en viajes de placer por diferentes destinos turísticos, algo que sería difícil sostener solo con un sueldo municipal, lo que confiesan incluso en el área de Economía de la municipalidad de Luján cuando preguntamos el nivel de salarios que se pagan, dado el sueldo de un trabajador municipal. Pero, estas son conjeturas periodísticas, será la justicia la que deberá determinar qué y cuánto hay de cierto en todo este asunto.

Por lo pronto se realizó un precario médico en el Hospital de Luján, en el que se constatarían las lesiones que podría tener la persona que el sábado temprano recibió fuertes amenazas en su teléfono celular, y que más tarde habría sido agredida en la vía pública. Así que mañana por la mañana habrá una ampliación de la denuncia en sede judicial, y será el área de Recursos Humanos de la municipalidad de Luján la que tenga que intervenir por el lado político, con la debida apertura de un sumario, del mismo modo en que la justicia penal deberá hacer su labor por otros carriles, investigando las amenazas y el origen de las mismas. Puesto que la raíz de todo esto no queda en claro el tipo de tratamiento que se les da a los abuelos en el asilo de ancianos municipal.